martes, 30 de agosto de 2016

Boletín 03 - XXIX ASAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL DE SUCUMBÍOS



Boletín 03
XXIX ASAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL DE SUCUMBÍOS
¡Aprobado por unanimidad el Plan Quinquenal Diocesano 2016-2021!


Asumiendo en las decisiones acordadas hoy el lema de “Una Iglesia en salida movida por la misericordia” y la propuesta de la mística del día “Salir a las periferias” se desarrolló hoy sábado 27 de agosto el último de los tres días de la XXIX Asamblea continuando la dinámica de análisis, revisión y aprobación de objetivos y acciones, ahora de los dos últimos ejes transversales del Plan Pastoral Quinquenal: Justicia Paz e Integridad de la Creación y Economía Solidaria y de Comunión, y lo pendiente del Eje Interculturalidad. En la intensidad y pasión de los debates y argumentos se evidencia el compromiso misionero vital de los agentes: ministerios y misioneras/os de esta Iglesia con la pastoral y la riqueza de la participación ministerial: laicas/os, religiosas/os, sacerdotes y Obispo con las mismas oportunidades de expresarse, ser escuchadas/os, disentir o aprobar, manteniendo el clima de alegría, fraternidad al compartir el camino a este sueño/utopía de ISAMIS -Iglesia de San  Miguel de Sucumbíos-: “Liberación integral de hombres y mujeres, desde las/os pobres por causa del Reino”.
La Asamblea inició el día con la celebración de la Eucaristía en la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, de Coca, Vicariato de Aguarico, presidida por Mons. Celmo Lazzari, Obispo de la Iglesia de Sucumbíos y el acompañamiento de Mons. Jesús Esteban Sádaba, Obispo de la Iglesia de Aguarico que acogió fraternalmente a esta XXIX Asamblea. Un agradecimiento profundo por esta disponibilidad y gesto generosos. Recordaba la noche anterior Mons. Sádaba que las dos iglesias compartimos un largo camino de hermanamiento y apoyo mutuo.
Se afirman significados comunes como valoración de la interculturalidad referida ésta a pueblos, nacionalidades y diversas culturas sin olvidar la juvenil, las nuevas culturas urbanas y la decisión de asumirlas como riqueza de la diversidad promoviendo la inserción de las /os misioneros en ellas. Un aspecto más a trabajar en la formación integral acordada, profundizando la espiritualidad desde los pobres y la centralidad de Jesús.
Se apostó por vivir como Iglesia una economía de comunión, por la Pastoral del Compartir y por organizaciones sociales que promuevan proyectos comunitarios alternativos y sustentables que den respuestas a la economía de los sectores más empobrecidos.
Aprobados todo el Plan Quinquenal 2016-20121, se confirma -y lo recordó el P. Marcos-, en la decisión de la Pastoral de Conjunto, en la Espiritualidad de Comunión: la necesidad de colaboración de todas/os, los objetivos comunes, compartir criterios y métodos de acción, valoración de cada una/o; la estructura siempre será un instrumento pero no lo único, se requiere más discipulado, amor, diálogo, comunicación, testimonio, caridad, confianza,  fidelidad… entre otras cosas.
Se dio lectura ayer y hoy a más cartas recibidas para la XXIX Asamblea que se agradecen con mucho cariño y se irán publicando algunas de ellas.
Monseñor Celmo en nombre de su Iglesia agradece al Equipo Coordinador del proceso, al P. Marco Matamoros y a la Arquidiócesis de Cuenca por su invaluable asesoría recibida como don del Señor. Con su bendición como Obispo, el agradecimiento a él expresado en nombre de todas/os por una persona del Equipo Coordinador y el cálido momento de abrazos de gratitud de las/os ministerios y misioneras/os rodeando a su Pastor se dio por clausurada la XXIX Asamblea.
Comisión de Comunicación
XXIX Asamblea Diocesana de Pastoral
Coca, Orellana, 27 agosto 2016











lunes, 29 de agosto de 2016

BOLETIN 02 - XXIX SAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL DE LA IGLESIA DE SUCUMBÍOS



BOLETIN 02
XXIX SAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL DE LA IGLESIA DE SUCUMBÍOS

Sucumbíos: “Una Iglesia en salida movida por la misericordia”

 
Con el lema “Una Iglesia en salida movida por la misericordia” la XXIX Asamblea Diocesana de Pastoral del Vicariato Apostólico San Miguel de Sucumbíos, cumplió su segundo día de trabajo, donde la alegría, la fraternidad y el compartir primaron en cada momento de la jornada.

La propuesta de la mística del primer día fue “contemplando los signos de los tiempos”, para el segundo día viernes, se adoptó como mística “a encontrarnos con el Señor”.

El día de hoy (viernes) tuvo también el fondo de homenaje a nuestro Obispo Emérito Monseñor Gonzalo López Marañón, agradeciendo a Dios la fuerza con la que su reciente pascua definitiva ha reavivado el espíritu misionero y comunitario de esta iglesia comunidad, moviendo al compromiso de que su legado permita fortalecer nuestras comunidades y nuestra iglesia para responder a  los nuevos desafíos de la realidad, siendo la “misericordia la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia” (Papa Francisco), una de las decisiones acordadas hoy.

Fieles a la certeza de monseñor Gonzalo que nuestra Iglesia debe estar siempre en “camino”, continuamos hoy viernes 26 de Agosto, el análisis y resoluciones de objetivos y acciones, de otros tres, de los siete ejes pastorales, Misericordia, Interculturalidad, Formación y Espiritualidad.

En la misa de acción de gracias por su pascua, durante el ofertorio se presentaron las reliquias de monseñor Gonzalo, sus sandalias, su agenda, lentes, crucifijo, y desde las distintas pastorales, se expresaron testimonios de vida y conducción de esta iglesia misionera que forjo durante más de cuatro décadas.

 Las decisiones no han requerido el conteo de votos, porque han sido acordadas por unanimidad, esto como signo del proceso compartido por muchos años de camino comunitario y pastoral de conjunto. Como recordaba hoy el asesor de la asamblea, los equipos misioneros ampliados son una opción diocesana en la iglesia de Sucumbíos, ningún agente de pastoral local ni que viene de afuera puede tener agenda propia y esta iglesia no es una iglesia de ministerios clericales o laicales, es una iglesia ministerial, de comunión de ministerios.

Surge con fuerza también de la asamblea la necesidad de animar y comprometer a los agentes de pastoral en el acompañamiento a los/as jóvenes para suscitar  nuevas vocaciones, laicales, religiosas o sacerdotales.

Animada por la pastoral juvenil la jornada cerró con un compartir de anécdotas y experiencias vividas con monseñor Gonzalo, contando con la presencia de los obispos Celmo Lazzari y Jesús Esteban Sádaba que quienes recibimos la bendición final, dispuestos a descansar para iniciar mañana sábado 27 la tercera y última jornada de la Asamblea.

 Comisión de Comunicación
XXIX Asamblea Diocesana de Pastoral
Coca, Orellana, 26 agosto 2016


domingo, 28 de agosto de 2016

Carta ANASTASIO


Hermanos de la Iglesia en Sucumbíos:

Me indican que van a celebrar la XXIX Asamblea del Vicariato y esto, de por sí, es una buena noticia.

Para mi, Anastasio Gallego, que participé en la I Asamblea, del 22 de agosto al 4 de septiembre de 1971, en El Playón de San Francisco, al año de llegado Mons. Gonzalo López como Prefecto Apostólico, cada Asamblea ha marcado un hito en el caminar de esa iglesia naciente. ¡¡Cómo cambian los tiempos.!! En aquella primera Asamblea participaron 11 misioneros Carmelitas, 3 Carmelitas misioneras, 10 mercedarias y 5 misioneros seglares.

Han sido estos cuarenta años un camino de rosas y espinas, de ver crecer la comunidad en fraternidad y en fe. De ver convertirse lo que fue parte de la provincia de Napo, en provincia con nombre propio; en no tener caminos, hospitales, escuelas, capillas e iglesias y ver aeropuertos, hospitales, colegios, carreteras asfaltadas; en ver llegar colonos, compañías petroleras. Salir del desastre de un terremoto y sufrir las fumigaciones del glifosato; ver marcharse a la TEXACO y llegar los chinos. Ver marcharse “con lo puesto” a Mons. Gonzalo y los Carmelitas, porque así llegaron “con lo puesto”. NADA MÁS sino años, canas y secuelas de malaria, lesmaniasis y dengue.

Una iglesia con algunos de sus miembros ya en la Casa del Padre: cristianos y cristianas de a pie, padres, madres que no tuvieron médico; Jesús Arroyo y Mons. Gonzalo casi los últimos.

Pero una Iglesia que camina, a trancas y barrancas, pero que camina y sirve de luz a muchos otros cristianos en Ecuador y el mundo. Me siento uno de ellos. Les miro y no puedo sentir envidia, porque han sufrido mucho.

Pero envidio su fidelidad al Señor. Y les pido que sigan adelante; que somos muchos los que les estamos mirando con cariño, con amor, con envidia porque han demostrado aunque no se lo proponen, que son mejores. Que no solo dan petróleo para los carros, sino entusiasmo para ser fieles.

Les deseo lo mejor en esta asamblea. Que quienes les vemos desde cerca y desde la Casa del Padre, le decimos que somos uno: UN SOLO SEÑOR, UNA SOLA FE, UN SOLO BAUTISMO. UN SOLOS DIAS Y PADRE.

Anastasio

Vigésimo segundo Domingo del Tiempo Ordinario - 28 agosto 2016



Lectura orante del Evangelio: Lucas 14,1.7-14
“Déjate amar” (Beata Isabel de la Trinidad).
‘Cuando te conviden a una boda, vete a sentarte en el último puesto’. Encontrar nuestro sitio, ponernos en verdad, habitar nuestra interioridad, vivir el momento presente, querer aquí y ahora nuestra vida…, ahí es nada. Jesús viene en nuestra ayuda y nos hace una propuesta sorprendente, a contracorriente: El último puesto. Nada de pretensiones de grandeza. El último puesto es la alternativa de Jesús a la violencia y a la injusticia. El último puesto. ¡Qué bien se ama desde ahí! ¡Qué libertad para servir! ¡Qué capacidad para vivir cada día como quien estrena la vida! ¡Qué oportunidad para mirar a los demás de otra manera! El último puesto. Jesús nos invita a la boda y nos dice que nos sentemos en el último puesto. Ven, Espíritu Santo, viento fuerte, colócanos en ese último puesto que nos ofrece Jesús.
‘Para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba’. ¡Qué alegría! Nuestra nada no queda oculta a la mirada de Jesús. ¡Con qué dulzura nos dice: amigo, sube! Jesús, que se hizo el último de todos, nos da la mano para subir a una dignidad que embellece y no humilla a los que están siempre más abajo. Amigo, sube, es la música de Jesús que recorre la tierra. Amigo, sube, son las palabras que hoy podemos decir a los que están junto a nosotros, sin envidias ni celos destructivos. Amigo, sube es la propuesta liberadora de Jesús para una humanidad nueva. Todos levantados por Jesús, todos creciendo juntos (somos cuando los demás son), dándonos valor unos a otros. Amigo, sube… Gracias, Jesús.   
‘Todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido’. El egoísmo es mentira, el orgullo ocasiona sufrimiento a nosotros y a los demás, la pretensión de tener la razón nos hace perder los perfumes más hermosos de la vida. La humildad es otra cosa; es aceptación de lo que somos, capacidad para apreciar a los demás, libertad frente a los halagos y las críticas, silencio frente a tanta mentira, distanciamiento de la corrupción. La humildad es andar en verdad; en ese terreno florece la oración, la amistad, el diálogo, la tolerancia, el encuentro y el compromiso. Humildes no son los que reprimen y esconden los dones, ni los que se inventan virtudes; humildes son los que con mirada lúcida se atreven a reconocer la grandeza de los que están abajo. Jesús, solo tú sabes mirar nuestro corazón.
‘Cuando des un banquete invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos: dichoso tú porque no pueden pagarte, te pagarán cuando resuciten los justos’. Dichoso: Esto suena a audacia del Espíritu, a fiesta de la gratuidad. Dichoso si invitas a los pobres: Esto es entrar en la dinámica del Reino. ¡Cómo revoluciona Jesús nuestros esquemas! Fascina o escandaliza. Al amar tanto la vida, dice y hace cosas como éstas: Dichoso tú si invitas a los ciegos. Así muestra al Padre, así desvela lo que hace el Espíritu en nosotros. Dichoso tú: bienaventuranza desbordante, porque el gozo compartido con los últimos es nuestra verdadera identidad, lo que más llevamos de Jesús. Nuestra fe en ti, Señor Jesús, nos hace movernos en esa dirección. 
¡FELIZ DOMINGO! Desde el CIPE – agosto 2016